Amazon ha ingresado al mundo de la inteligencia artificial con el lanzamiento de su propio asistente virtual, llamado Q. La empresa presentó esta nueva oferta en un blog el 28 de noviembre, adentrándose en la carrera de la IA junto con gigantes como OpenAI, Anthropic, Google y Microsoft.

Q, según Amazon, es un nuevo tipo de asistente generativo impulsado por inteligencia artificial diseñado específicamente para entornos laborales y capaz de adaptarse a las necesidades empresariales de los cliente. Adam Selipsky, CEO de Amazon Web Services (AWS), señaló que Q tiene como objetivo superar al asistente Copilot de Microsoft y se centra en la productividad y la plataforma AWS.

Este asistente de IA permite a los usuarios obtener respuestas sobre las mejores prácticas de los servicios de AWS y solucionar errores directamente desde la consola de AWS. Q puede responder preguntas, generar texto y visualizaciones, así como ejecutar acciones en nombre de los usuarios. Además, tiene la capacidad de migrar automáticamente aplicaciones de frameworks y lenguajes de programación más antiguos a los más recientes.

Q se integra con más de 40 sistemas empresariales, incluyendo S3, Salesforce, Microsoft, Google y Slack. Sus beneficios clave incluyen el ahorro de tiempo en investigación y aprendizaje, la aceleración del desarrollo con asistencia de codificación automatizada y la simplificación de la depuración y el mantenimiento de aplicaciones para los usuarios de AWS.

Este nuevo asistente de IA de Amazon, enfocado en la empresa y en la plataforma AWS, no compite directamente con otros chatbots populares como ChatGPT o Google Bard. La compañía, que ya había invertido $1,250 millones en la empresa de IA Anthropic, está fortaleciendo su posición en el ámbito de la inteligencia artificial.

Este movimiento de Amazon hacia la inteligencia artificial refleja la creciente importancia de esta tecnología, con otras empresas como Nvidia también centradas en fortalecer sus capacidades en este campo.