Deepfake Taylro Swift

La lucha contra la desinformación y el contenido malicioso generado por inteligencia artificial ha escalado a nuevos niveles tras la difusión de imágenes explícitas generadas por IA que representaban a Taylor Swift en Twitter/X. Estas imágenes, que se viralizaron rápidamente tras aparecer en la plataforma en la semana del 22 de enero, llevaron a que «Taylor Swift AI» se convirtiera en tendencia. No obstante, no fue hasta el sábado 26 de enero que Twitter/X hizo que el nombre de Taylor Swift no pudiera buscarse, una medida que muchos consideraron tardía.

La reacción de los fans, conocidos como Swifties, fue inmediata. Intentaron bloquear las imágenes de IA inundando el término de búsqueda con fotos y videos de Swift en sus conciertos. Actualmente, buscar «Taylor Swift» en Twitter/X produce un mensaje de error intencional que expresa «Algo salió mal. Intenta recargar la página.«

Joe Benarroch, jefe de operaciones comerciales de Twitter/X, expresó que esta medida es temporal y se toma «con una abundancia de precaución mientras priorizamos la seguridad en este asunto«, según informó Variety. Sin embargo, un informe de Rolling Stone indica que términos de búsqueda alternativos como «Taylor Swift Chiefs» o «Taylor AI Swift» todavía generan resultados.

La problemática de los deepfakes ha generado respuestas de diversas entidades, incluyendo la Casa Blanca y SAG-AFTRA (Screen Actors Guild‐American Federation of Television and Radio Artists). SAG-AFTRA, en un comunicado emitido el viernes 25 de enero, declaró: «El desarrollo y la difusión de imágenes falsas, especialmente de naturaleza lasciva, sin el consentimiento de alguien, deben ser declaradas ilegales«. Además, mostraron su apoyo al acto «Preventing Deepfakes of Intimate Images Act» del congresista Joe Morelle, propuesto en mayo de 2023.

Karine Jean-Pierre, secretaria de prensa de la Casa Blanca, también expresó su preocupación, señalando que, aunque las compañías de redes sociales toman sus propias decisiones independientes sobre la gestión de contenido, juegan un papel crucial en la aplicación de sus propias reglas para prevenir la difusión de desinformación y de imágenes íntimas no consensuadas.

El congresista Joe Morelle subrayó el daño irreparable que pueden causar los deepfakes generados por IA, calificando las imágenes de Taylor Swift de «espantosas» y reiterando el daño desproporcionado que hacen a las mujeres.

A pesar de los esfuerzos para controlar la IA y los deepfakes, el Responsible Artificial Intelligence Institute señala que no existen regulaciones federales sobre los deepfakes. Solo algunos estados, como California y Texas, han promulgado leyes en 2019. Hasta el momento, no se ha confirmado el origen exacto de las imágenes ni si han sido completamente eliminadas de Twitter/X.

En este entorno digital en constante cambio, queda claro que la batalla contra los deepfakes y el contenido malicioso en las redes sociales no solo es una cuestión tecnológica, sino también una cuestión ética y legal que demanda una acción rápida y efectiva para proteger la integridad y la privacidad de los individuos.