Crimenes metaverso

¿Los crímenes y violaciones cometidos en realidad virtual en el Metaverso deben tratarse como delitos penales? Pues parece que la respuesta es que si, debido al impacto en la vida real de las víctimas, según ha declarado el jefe de la Agencia Nacional contra el Crimen.

Graeme Biggar, director general de la NCA, dijo que las personas «sentirían una manifestación física» mientras usan un traje háptico que permite al usuario sentir acciones realizadas en realidad virtual, si son objeto de un ataque sexual o violento. Afirma que esto era algo para lo que las autoridades “deben prepararse” y que su agencia ya está tratando de descubrir cómo vigilar el Metaverso.

Sus comentarios se produjeron en una entrevista con el Evening Standard en la que expuso los desafíos y oportunidades que presenta la tecnología de inteligencia artificial en rápido desarrollo. En ella comentaba que los beneficios podrían incluir ayudar a las fuerzas del orden a romper el cifrado utilizado por los delincuentes para comunicarse en privado, así como facilitar el análisis de enormes conjuntos de datos para detener las redes criminales.

Los peligros incluían permitir un aumento potencial del fraude a medida que los delincuentes utilizaban la inteligencia artificial para redactar correos electrónicos y mensajes de texto fraudulentos más convincentes y una capacidad similar mejorada para que los pedófilos atacaran a los niños.

Pero sus comentarios más sorprendentes fueron sobre la posibilidad de que se cometan crímenes en la realidad virtual del Metaverso.

Estamos empezando a pensar en qué es un delito en el Metaverso y cómo lo controlamos. No domina nuestro pensamiento porque hay muchos crímenes en el mundo real con los que tenemos que trabajar, pero si estás en el Metaverso usando un traje háptico donde puedes sentir lo que te está sucediendo y luego eres agredido sexualmente, violado o asesinado, incluso si no llevas un traje háptico, ¿está bien?

Si llevas un traje háptico, sentirás una manifestación física de esa violación o asesinato. Todos estos son sus comienzos ahora, pero tienen potencial en el futuro y eso es parte de para lo que debemos prepararnos, para ayudar a las personas a cosechar los beneficios de los interesantes desarrollos tecnológicos, sin dejar de permanecer seguros.

Graeme Biggar, director general de la NCA

Los comentarios de Biggar se sumarán al debate sobre cuál es la mejor manera de regular la IA para maximizar sus beneficios y al mismo tiempo proteger al público de sus efectos potencialmente malignos. Aseguraba que las “amenazas son el fraude y los delitos cibernéticos”, incluido el “riesgo real de que la IA pueda copiar su patrón de voz y engañar” el reconocimiento de voz utilizado por los bancos para verificar la identidad de las personas que llaman.

Señalaba que los bancos y la NCA se estaban preparando para combatir esto, pero que la capacidad de la inteligencia artificial para generar textos más convincentes representaba una amenaza adicional, advirtiendo que ya existe “una enorme cantidad de fraude online” y que:

Habrá aún más si todos los correos electrónicos, llamadas telefónicas y mensajes de texto que recibo estuvieran escritos de manera muy convincente o tuvieran mejores guiones. Estoy seguro de que la IA, ChatGPT y otras marcas disponibles se utilizarán para escribir guiones más profesionales que harán que más personas se enamoren de ellos.

Graeme Biggar, director general de la NCA

Biggar también apuntaba a que la computación cuántica de IA podría «vencer el cifrado que nosotros o los bancos estamos usando» en el futuro, mientras que otra amenaza era «la capacidad de generar falsificaciones profundas de niños mezcladas con imágenes de niños reales para crear otro tipo de imagen indecente de un niño”.

Biggar asegura que las fuerzas del orden se están preparando para todos los desafíos y se beneficiarían de algunas capacidades de la IA. Un ejemplo fue la capacidad del aprendizaje automático para analizar datos masivos y detectar conexiones y redes de delincuentes de manera más efectiva. El posible uso de la IA para derrotar el cifrado utilizado por los delincuentes para comunicarse presenta una nueva oportunidad.