CoinGecko

Esta semana, la prestigiosa web CoinGecko lanzaba un informe en el que aseguraba que los juegos Web3 están muertos. La explicación se basaba en una serie de datos que vamos a intentar desmontar desde Crypto Bureau. Mejor dicho, no desmontaremos los datos, que son ciertos, sino la argumentación.

En la introducción al artículo se habla de varios elementos en los que coincidimos. Los juegos Web3 han sido un caso de uso muy aclamado y esperado dentro de la industria blockchain, permitiendo a los usuarios ganar recompensas y extraer valor tangible de sus experiencias en videojuegos.

Históricamente, el sector ha atraído una inmensa financiación, inyectando importantes inversiones. Incluso este año, los proyectos de juegos Web3 han obtenido en conjunto más de $2.000 millones en financiación.

Sin embargo, según el citado informe de CoinGecko, el sector está en declive dado que tres de cada cuatro proyectos de juegos blockchain fracasan. O puesto en otras cifras: en los últimos cinco años, desde el surgimiento de la tendencia GameFi, más de 2.800 juegos Web3 han visto la luz y sin embargo, alrededor de 2.100 de estos juegos han cerrado. CoinGecko informa de que la tasa promedio de fallo anual de los juegos Web3 es del 80,8% entre 2018 y 2023, calculada en función del número de juegos fallidos en comparación con los lanzados.

Los datos ni los ponemos en duda, y desde luego, analizandolos como tal, friamente, no son buenos números. Ahora bien, ¿por qué no estamos entonces de acuerdo con que esto signifique el fin de los juegos Web3?

Sencillo: ¡porque son las mismas tasas de éxito del sector de los videojuegos a lo largo de más de 30 años!

Parece que CoinGecko olvida la esencia de lo que estamos hablando: gaming. En primer lugar, lo que se ha generado en los últimos años podría al menos ponerse en duda si se trata de gaming real o de unas skins de servicios DeFI con apariencia de gaming. En segundo lugar, los juegos de verdad, los que buscan los jugadores, que cuentan con mecánicas de videojuegos actuales y usan blockchain como una capa extra y no como core del videojuego, están aún por llegar.

Y en tercer lugar, como decíamos, ¿dónde está la diferencia con el gaming tradicional? Desde hace varios lustros, precisamente la tasa de éxito de los videojuegos está en torno al 20%. O lo que es lo mismo, el 80% de los juegos que se lanzan al mercado, sin ser blockchain, fracasan, cierran en el caso de ser juegos con modelo de servicio o no logran recuperar la inversión en el caso de juegos sin servicio. Y la industria gaming no ha desaparecido y sigue creciendo en ventas.

Es literalmente, una simple cuestión de tamaño. No caben todos los juegos. El tiempo de ocio de las personas es limitado, las opciones prácticamente interminables, y esto lleva a esa tasa de fracaso / éxito. No porque el sector no funcione, sino porque el gaming se ha convertido en la piedra angular del entretenimiento de nuestra sociedad y es actualmente un campo masificado en cuanto a desarrolladores y no hay cabida para todo el mundo.

Ni más ni menos. Por lo tanto, seguirá habiendo inversión en el sector porque los inversores saben que es un sector lucrativo. Seguirá habiendo grandes fracasos de esa inversión porque se invierte sin sentido o porque simplemente, se buscan unos rendimientos extraordinarios a la inversión y eso conlleva algo que se llama riesgo. Y la industria seguirá produciendo títulos de éxito, seguirá teniendo tasas de éxito que llevan manteniendo lo últimos 30 años y seguirá siendo un elemento motor de nuestro ocio.

Así que no, los juegos Web3 no están acabados ni mucho menos. Son una nueva opción dentro del amplio espectro del mundo gaming, están buscando su sitio, tienen su público, sin lugar a dudas van a crecer y van a ser muy lucrativos… pero lo que no se puede decir es que un sector o una tendencia del sector no va a ser viable cuando está obteniendo los mismos resultados que el global del sector al que pertenece.